Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Mayo de 2009.

Hoja de ruta

He decidido bautizar esta bitácora con un nombre extranjero, "wasatiya", palabra árabe que equivale a "moderación", "camino medio".

El nombre se debe a la lectura de un artículo publicado en la Revista Nuestro Tiempo, nº 651, en el que se habla de la iniciatia de Munter S. Dajani, profesor en la Universidad de Jerusalén, para acceder a la ansiada paz entre dos mundos aparentemente irreconciliables: Israel y Palestina. Dajani propone "wasatiya" para extender "una visión pacífica del Islam"  que sirva para crear una "cultura de la moderación". El propio nombre, explica  Javier Marrodán en Nuestro Tiempo, "es una metáfora de su planteamiento: wasantya no significa propiamente moderación sino camino medio".

Traigo a colación estas palabras para inciciar mi andadura por esta bitácora, con la ilusión de acercar mi pensamiento a todo aquel que quiera entrar por caminos de moderación a la hora de analizar la realidad  en sus múltiples manifestaciones...

Obligaciones diarias y los compromisos libremente adquiridos, marcarán el ritmo de esta marcha, que presumo será lenta, ojalá también segura.

Acabo con los versos del poeta de Castilla:

"despacito y buena letra

que el hacer las cosas bien

importa más que el hacerlas"

Aneto

20090509233015-cimg9197.jpg

Es la subida más fuerte que he hecho hasta la fecha. Para un experto montañero puede resultar un tanto jocoso pero para mí  fue una ascensión cargada de emotividad y de reto. Mi equipo me encontraba de baja, no daban un real por mi capacidad de subida. Probablemente me picó el orgullo y dije que iba, sí o sí, y así fue. Para regocijo mío y de mi equipo, todo hay que decirlo, fui la primera en cumbrearlo un inestable día del mes de agosto

 

Buena muerte, vida buena

Ayer fui afortunada y tuve un largo tiempo para reflexionar sobre algo tan obvio y tan desconcertante como la muerte. El motivo fue el esperado, acababa de fallecer el padre de una buena amiga y asistí al funeral que se celebraba para encomendar su alma al Dueño de la vida. Durante el funeral hice lo "propio", un poco más incómoda de lo habitual porque no había un pequeño hueco donde asentar el cuerpo. No obstante, intenté recogerme mentalmente para situarme, de corazón, cerca de mi amiga, de los suyos, y hacer acopio de la misercordia de Dios para Carlos, que así se llamaba el "difunto". Digo que hice lo propio, rezar de la mejor manera de que era capaz. No fue en ese momento cuando me dediqué a pensar. Por la tarde, después de comer, tenía que acercarme al médico de cabecera y pedirle  las pastillas que tomo para mitigar la persistente, pesada, pesadísima, rinitis alérgica... Y fue ahí, aprovechando la oportunidad que me brindaba la caminata, larga y serena, cuando me encontré conmigo misma y me detuve a dialogar...

Carlos, decía su hijo, había vivido intensamente, y murió muy preparado. En el argot cristiano, decir que alguien está preparado para morir tiene muchísimo calado antropológico. Requiere precisamente  ausencia de improvisación, sosiego, cálculo, previsión de lo que está por venir, rectificación del rumbo, "dejar mi casa en orden", preparada para la marcha y para el reencuentro futuro... Por eso, sin duda, la mejor preparación es la vida buena, intensamente vivida... Buena muerte, vida buena

Jazz clásico

Sinceramente, no, lo mío no es la música,  soy consciente de mi limitación. Ahora bien, una cosa es mi incultura y otra mi gusto, que lo tengo, como todos, más o menos educado y si, me gusta escucharla, paladearla, regodearme en los instrumentos: ora el saxo, ora el bajo, aquí el piano, allí la batería... Ahhhh!, qué delicia... una de jazz clásico, por favor, para esos momentos de la tarde, cuando el sol está llegando al ocaso y saboreas una copita con un buen libro entre manos

 40 sinfonía de Mozart intrpretada por Thomas Hardin Trio

22/05/2009 20:38 wasantiya Enlace permanente. Varios No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris