Facebook Twitter Google +1     Admin

Mi verano con Dante

Se dice de los clásicos que son inmortales.. De ahí el título atrevido de mi última entrada: un verano con Dante...

Sería finales del mes de junio cuando mi padre, a quien adoro por muchas razones, tuvo a bien  cederme a "fondo perdido" unos cuantos libros. Entre otros, se encontraba la Comedia. Pensé que el verano iba a ser el momento adecuado para disfrutarla. Determinadas obras  requieren un sosiego de la mente para asimilar la belleza innata que contienen. Por razones que no vienen al caso, hasta mediados de agosto no pude coger entre mis manos las casi 700 páginas de la Divina Comedia  de la editorial "Clásicos Ferma", de los años 60, tapa gruesa... y tenía ganas...

El prólogo recordaba que estaba ante una de las obras importantes de la literatura Universal, escrita a caballo de los siglos XIII y XIV. Titulada por el autor Comedia por su final feliz, posteriormente se añadiría el adjetivo de "Divina", debido, sin duda, a la gravedad de la materia objeto de su poesía.

Empecé con mucha ilusión y ganas de adentrarme en la mente del poeta italiano, que recorre su peregrinar por el Infierno y el Purgatorio de la mano de Virgilio, a quien admiraba porfundamente; pero debo reconocer que me ha costado mucho digerirla y, a estas alturas del mes de septiembre, me encuentro en la puertas del Cielo. No obstante, tengo el propósito de acabarla. Creo, sin duda, que los libros tiene  sus tiempos en el corazón de los lectores y, quizá, el mío dbe esperar un poco más para apreciar esta maravilla.

Una de las claves de su complejidad, siempre desde mi punto de vista, es la cantidad de personajes que salpican las "estancias" (representadas como círculos concéntricos en el caso del infierno, por ejemplo) por las que discurre el viaje de Dante. Aunque la edición que tengo contiene innumerables notas aclaratorias de quiénes fueron dichos personajes, resulta difícil seguir la esencia de estos estados del espíritu más allá de la vida terrena. Me imaginaba más reflexión filosófica y teológica y me encontré con una inmensidad de almas que cuentan al poeta sus desdichas (he dicho que no he llegado al Cielo) a cambio de la prmesa de ser recordados en la Tierra.

Cuando termine la obra, daré una pincelada más profunda de mi lectura

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris