Facebook Twitter Google +1     Admin

¿Libertad de expresión o irreverencia?

Quiesiera hacer un pequeño apunte en el blog sobre la reciente tragedia que está viviendo Francia como consecuencia de los atentados terroristas de la semana pasada.

Los datos ahí están y son sobradamente conocidos. Me uno al dolor de las familias por sus muertos.

Ante acontecimientos de este calibre, cabe asombrarse, asustarse, esperar expectante a ver cómo se resuelven los acontemientos y muchas más cosas. A mí, además, me ha dado que pensar y hurgué en internet sobre el itinerario de Charlie Hebdo; he ojeado algunas de sus viñetas y he leído un par de entrevistas. En una de ellas al vespertino Le Monde, Charb, el director terriblemente asesinado, llega a afirmar  que continuará con su línea irreverentemente satírita "hasta que el islam esté tan banalizado como el catolicismo”. Leer este tipo de frases y ver alguna viñeta, me lleva a reflexionar sobre los límites de la libertad de expresión. Todo el mundo ha salido a las calles mostrando su solidaridad con lápices en las manos. Yo discrepo; la libertad de expresión tiene un límite y la banalización de la religión no es cuestión que competa a Charlie Hebdo ni a nadie, es, a mi juicio, una provocación hacia los sentimientos religiosos de las personas. No está de más recordar que una de las libertades fundamentales que ostenta esta civilización occidental es la religiosa.

Libertad de expresión, sí, libertad religiosa, también. Y todo ello, con sus límites...

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris