Facebook Twitter Google +1     Admin

Y sigo con Cataluña

Los cabecillas del Golpe de estado en Cataluña, Carles Puigdemont, Oriol Junqueras y Carmen Forcadell, han votado con total tranquilidad burlando la ley SIN SER DETENIDOS. Los 17000 Mossos, cuyos sueldos pagamos todos los españoles, han hecho caso omiso de sus obligaciones, con una gran connivencia ante el secesionismo, y han dejado en manos de la guardia Civil y de la Policía Nacional  la difícil y desagradable tarea de hacer lo imposible: que no se vote y que no se haga uso de la fuerza. Los españoles nos hemos visto obligados a salir a la calle para decir bien alto lo que nuestros gobernantes no se atreven,  hemos salido en defensa de las libertades y de los derechos fundamentales ; desgraciadamente, no ha habido políticos a la altura de las circunstancias históricas…

El proceso secesionista es un ataque sin precedentes  a la soberanía del pueblo español;   ante este desafío, se lee y se escucha que  las fuerzas de seguridad están  actuando con una fuerza desmedida. ¿Pero cómo son posibles tales  afirmaciones  ante la gravedad de los hechos?. Tengo 50 años y no recuerdo haber vivido otro momento de tensión como el de estos días, desde el golpe de Estado del Coronel Tejero. El gobierno actual, acomplejado y sin el necesario apoyo de los “partidos con supuesta vocación nacional”, ha actuado con una cortedad de miras vergonzosa.  

Es triste comprobar que, mientras los secesionistas son hábilmente dirigidos  para manifestarse en las calles, el resto de los españoles no hemos tenido ningún partido con representación parlamentaria que haya  respaldado las manifestaciones pacíficas que se han ido organizando a golpe de wassap. Con unos partidos supuestamente “nacionales”, acomplejados, como son PP , PSOE y Ciudadanos, los españoles nos sentimos huérfanos y  sin  patrón. “No somos ultras, somos españoles”, hemos tenido que corear porque todavía hay gente que se avergüenza de la bandera española como símbolo común del pueblo español…

Se habla de política para solucionar el tema catalán y estoy de acuerdo; lo que ha pasado estos días debería suponer un punto de inflexión en la política: ¿Son adecuadas las transferencias en materia de educación o, han podido ser la causa de la situación actual?; ¿deberíamos cambiar la ley electoral para evitar que el afán de poder político “venda a España” a costa del auge de los movimientos independentistas?; ¿No es revisable la España de las autonomías?

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris