Facebook Twitter Google +1     Admin

Moncayo (2315 m.) 23 de mayo de 2010

20100524175208-p1000340.jpg

Llevo un mes sin narrar mis subidas  a la montaña; parte de la culpa la tiene "la pereza", esa comodona que se esconde dentro de cada uno de nosotros, en mayor o menor medida. De todoas formas, no todo es culpa de doña pereza,  mis amigas de equipo tienen unos bolgs estupendos donde describen las mismísimas ascensiones que yo, ergo, para qué escribir dos veces...

Esta subida no ha sido lo que se dice..., masiva; sobre todo, si  la comparamos con la del domingo anterior a Punta Espata, en la que creo alcanzamos la decena...  Al Moncayo subimos Isabel y yo


Salida como siempre a las 8.30 desde el pincho. Tardamos un par de horas, y eso que yo pensaba que estaba más cerca. Empezamos la subida a las 11.00 a.m. unos 20 minutos antes de llegar al  Santuario del Moncayo, situado a 1.620 metros de altura. El Santuario es un edificio grande, con bar y restaurante. Para llegar al Santuario la ruta habitual es Tarazona-Agramonte. El último tramo es de pista, que conforme se asciende, va empeorando. En las pequeñas paredes de granito situadas tras el refugio hay algunas vías de escalada.

El camino es evidente durante todo el recorrido; además, está concurridísimo. Varios carteles y mapas nos dan una idea de la subida. Un tiempo razonable para una subida tranquila es de unas dos horas; los montañeros habituados necesitarán menos tiempo.

La ruta asciende por el pinar de forma mantenida pero sin grandes repechos. A partir de una altura de 1850 m. los pinos van dejando paso a pedreras y zonas de matorral de montaña.

Así llegamos a un cruce, con un poste indicativo: siguiendo hacia delante, entramos en el circo glaciar, pero optaremos por el camino de la izquierda, que remonta en zigzag la enorme ladera pedregosa que cierra el circo a este lado.

Sin niebla, el camino resulta evidente, está bien marcado entre las piedras y señalizado también con hitos.

Desde allí, giramos a la derecha y tras un breve descenso, retomamos la última rampa que suavemente asciende a la cima del Moncayo (2315 m.), donde unos semicírculos de piedra nos facilitan la estancia protegiéndonos del viento. Las vistas son impresionantes; tuvimos suerte aunque el día no estaba totalmente nítido; eso sí, el viento era más que soportable, cosa rara desde la cima del Moncayo.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Isa

wasantiya! ciertamente así es como todo sucedió!! una bonita excursión, y además diferente a donde solemos ir, los Pirineos!

Esta foto que has puesto quedó muy chula, menos mal que la chica que la hizó sobrevivió a semejante caida en esa misma laderita! jaja...

Me alegro de haber compartido contigo este pico, lo pasé genial, gracias!

Isa

Fecha: 24/05/2010 23:29.


Autor: Estela

Vaya, vaya, ¿y caerse por esa laderita con nieve no daba miedo?

Me alegro que disfrutarais. Es una cima que no hay que dejar de hacer y esta es una de las mejores épocas porque en verano hace mucho calor y en invierno es peligroso.

Fecha: 25/05/2010 00:04.


Autor: dolores

yo fui una de las que me caí; amí no me pasó nada, pero el palo (qué tendrán mis palos, se torció

Fecha: 25/05/2010 10:02.


gravatar.comAutor: Isa

Es verdad!!! no me acordaba del palo! jajja... que mala suerte, madre mia! Tu palo de velocidad!jajja

Fecha: 25/05/2010 10:30.


Autor: Estela

Nooooooooo, no puede ser que hayas tenido un percance con un palo!!! Aaaaaaahhhhhhh! Pero son si son buenísimos y de grafito!!!

:-))))))

Y, ¿te caiste por el nevero? Pero, una vez o varias... cuenta, cuenta...

Fecha: 25/05/2010 15:42.


Autor: dolores

sí, fui una de las queme caí; pero una caida simple y tonta, nada aparatosa; por eso, cuando ví que el palo estaba torcido, no daba crédito; los palos y mis manos deben interaccionar de un modo "oscuro" porque rompo palos con la misma facilidad que el "monstruo" se comía las galletas...

Fecha: 26/05/2010 14:52.


gravatar.comAutor: Teresa

Mira la dolo!!!!. Si yo siempre lo dije, la cabra tira al monte!!!!!!!

Fecha: 27/05/2010 17:36.


Autor: dolores

y yo digo... ¿y tú que haces en la city hermana?, ¿cómo es que no me acompañas al monte?

Fecha: 29/05/2010 18:21.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris